Hoteles en oferta
  1. Fecha de llegada
  2. Fecha de salida
o ver todos los hoteles baratos
Alquiler de coches
Hoteles con Encanto
Vuelos baratos

Historia de Seychelles

Antes del descubrimiento por parte de los países occidentales, las islas que forman el archipiélago de las Seychelles ya habían sido visitadas, desde antes del siglo X d.C., por los navegantes árabes y malayos, tal como sucedió con otras islas del océano Índico: Mauricio, Reunión o Maldivas.

Primeros occidentales

Praslin a vista de Drone
Praslin a vista de Drone

Costa de La Digue
Costa de La Digue

Praslin desde La Digue
Praslin desde La Digue

Los primeros occidentales que pusieron sus pies en las islas y a los que se atribuye su descubrimiento fueron los portugueses a principios del siglo XVI.

En 1502 llegó a las Islas el Almirante Vasco de Gama, en su segundo viaje a la India, a las que bautizó como Islas del Almirante, en su propio honor. Las Islas Almirante son un conjunto de islas coralinas que forman parte de las Seychelles y que se sitúan en su parte más occidental.

Durante casi dos siglos las Seychelles estuvieron prácticamente abandonadas y se convirtieron en un refugio para los piratas.

En 1742 el francés Lazare Picault exploró las islas y dio nombre a muchas de ellas, denominaciones que como Mahé o Santa Ana, han perdurado hasta la actualidad.

En 1756 otro francés, Nicolas Morphey, tomó posesión de las islas en nombre de Francia a las que llamó Sechelles en honor del Intendente Moreau de Sechelles. Ese año las islas pasaron a formar parte de la Compañía Francesa de las Islas Occidentales.

A partir de 1768 los franceses comenzaron a enviar colonos, esclavos y trabajadores indios procedentes de las Islas Mauricio y Reunión, principalmente para su explotación agrícola.

Mientras pertenecieron a la Compañía francesa de las Indias Occidentales las Seychelles se convirtieron en un importante centro productor de copra, caña de azúcar, mandioca, café, tabaco, vainilla, pimienta y canela.

En 1778 Charles de Romainville fundó una colonia en Mahé, la isla más importante del archipiélago, que con el tiempo se convertiría en la ciudad de Victoria, actual capital de las islas.

Napoleón las eligió como prisión para los deportados políticos.

Período británico

En 1810, tras la guerra franco-británica, las islas fueron ocupadas por los británicos, posesión que fue ratificada por el tratado de París de 1814-1816.

El Gobierno británico las incorporó a su imperio y las Seychelles pasaron a depender administrativamente de la Isla de Mauricio, situación que perduraría hasta 1903.

Hacía 1835 se abolió la esclavitud en las Islas Seychelles, lo que propició una emigración masiva de trabajadores hindúes.

En 1903 el gobierno británico creó el cargo de Gobernador. Las islas recibieron el Estatuto colonial pasando a depender directamente de Londres y no de Isla Mauricio.

En 1976 las Seychelles se convierten en una república independiente, integrándose en la Commonwealth. Su primer presidente fue James Richard Marie Mancham.

En 1977 un golpe de estado de ideología socialista, con el apoyo de la Unión Soviética, dio el poder a France-Albert René, que gobernaría hasta abril de 2004.

Tras el golpe de estado de 1977 se estableció un sistema unipartidista que se mantuvo hasta 1991, año en que el partido único en el poder aprobó la participación a las elecciones de otros partidos políticos.

Las islas Seychelles en la actualidad

Hoy, desde el punto de vista político, este lugar paradisiaco es una democracia que vive de los cultivos tropicales. La pesca y el turismo son los motores económicos del país.

Su belleza ha convertido a este antiguo refugio de piratas y de tortugas gigantes, en un destino privilegiado para los miles de turistas que las visitan anualmente, muchos de ellos en viaje de luna de miel.

A los turistas hay que añadir el gran número de artistas y escritores que visitan o residen en las islas. La isla de Praslin, famosa por su luz, se ha convertido en el hogar predilecto de numerosos pintores.