Vallée de Mai

Localizada en el corazón de la isla de Praslin, la Reserva natural del Vallée de Mai protege un impresionante bosque natural de palmeras declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que es capaz de enamorar a todos sus visitantes con su frescor y su esplendor.

El Coco de Mer

Uno de los tesoros mejor guardados del Vallée de Mai es la palmera del coco de mer (Lodoicea maldivica), una peculiar especie que solo crece en ese lugar y en la cercana isla de Curieuse.

Conocida como “coco de mar” debido a que en la antigüedad se pensaba que crecía en el fondo del mar, esta palmera que puede llegar a medir 30 metros de altura cuenta con un enorme fruto de forma peculiar que puede llegar a pesar más de 20 kilos.

Un paseo por el Vallée de Mai

El bosque cuenta con 3 rutas de diferente duración de entre uno y dos kilómetros, que guían a sus visitantes a través de los verdes y misteriosos parajes formados por enormes palmeras, pinos y frondosas especies vegetales endémicas.

Si visitáis la isla de Praslin merece la pena dedicar un par de horas a visitar la reserva.

Horario

Todos los días de 8:00 a 17:30.

Precio

Entrada: 20€.